Colores para la farmacia

Una farmacia es, como todo comercio o producto, una marca. Y, como toda marca, ha de construir primero y gestionar después una serie de recursos de manera coherente y eficaz para llegar a colarse en la mente del consumidor y mantenerse ahí. Además, deberá conseguir que éste viva una experiencia única y diferente a la del resto de marcas similares, o, lo que es lo mismo, competidoras.

Una farmacia es, como todo comercio o producto, una marca. Como tal, ha de construir primero y gestionar después una serie de recursos de manera coherente y eficaz

Entre los componentes a los que hay que prestar la máxima atención en una farmacia encontramos la formación y gestión del equipo, la política de precios o la cartera de servicios, productos y merchandising. Pero hay otro igual o más importante: la comunicación. Se puede tratar desde diferentes perspectivas, tales como las redes sociales o las campañas. Pero, ¿qué hay de la identidad visual corporativa? Se trata del arma más potente para una primera toma de contacto eficaz. Hoy queremos hablar de un componente muy importante de la identidad visual de una farmacia: el color.

La identidad visual corporativa es el arma más potente para una primera y eficaz toma de contacto. Un componente muy importante de la identidad visual de una farmacia es el color

Está científicamente probado que los colores suponen un estímulo visual capaz de provocar sensaciones y comportamientos en el consumidor. En una farmacia ocurre exactamente lo mismo. No podemos asegurarte que escoger un color determinado vaya a hacer que todos tus pacientes-clientes compren. Pero sí te aseguramos que pensar bien su elección y aplicarlo de manera coherente en campañas, logotipos y en la decoración de tu farmacia, conseguirá dar personalidad y solidez a tu marca. Y, en cuanto a tus clientes, les harás sentir sensaciones que tú elijas. Ahora bien, ¿qué color escoger? Eso lo definirán tus objetivos pero sí queremos enumerar los más apropiados para nuestro sector:

Pensar bien la elección del color y aplicarlo de manera coherente en campañas, logotipos y en la decoración de tu farmacia, otorga personalidad y solidez a la marca

· Azul. Junto con el verde, es el color más utilizado en farmacias porque simboliza seguridad, paz, confianza y responsabilidad. Aumenta la productividad y no es invasivo. En farmacias, su combinación con el blanco es perfecta para productos de higiene y dermo.

· Rojo. Este color simboliza energía, pasión e intensidad. A nivel emocional, siempre destacará por encima de los demás. ¿Para qué es importante entonces? Para señalar promociones.

· Naranja. El naranja es vitalidad y diversión. Se asocia a algunos cítricos y eso estimula al apetito y recuerda a alimentación sana. Estas características lo hacen el color ideal para la imagen de una farmacia cuyo valor diferencial resida en los productos nutritivos.

· Blanco. El blanco significa pureza, luminosidad, positivismo y vitalidad. Por su relación con la salud, su uso en farmacias es vital.

· Verde. El verde es salud, medioambiente, naturaleza, calma y tranquilidad. Además, tiene un gran poder de curación. Por todo ello, es uno de los colores más apropiados para el sector farmacéutico y lo encontraremos en muchas de ellas, empezando por las cruces de las fachadas.

· Negro. Seguramente este color no es de los primeros que ha pasado por tu cabeza al plantearte cuál escoger para tu farmacia. Sin embargo, el negro es elegancia, sofisticación, diseño, prestigio y nobleza. Por ello, en dermoestética es un color muy recurrente.