Tienes un diseño de farmacia atractivo, ofreces buena atención al cliente y una carta de productos y servicios bien completa. Lo lógico sería pensar que las ventas están aseguradas. Sin embargo, ¿cómo van a conocer tus clientes todo lo que les ofreces si desde la calle no te ven o pasas desapercibido?

Las primeras impresiones, se diga lo que se diga, son siempre importantes. Si aplicamos este concepto de “primera impresión” al ámbito comercial y, concretamente, a las farmacias, todavía adquiere más importancia dada la elevada competencia que existe en este sector. Para causar buenas impresiones son muchas las cosas que se pueden hacer pero, ¿por dónde empezar si no por lo primero que verán nuestros clientes de nosotros? Empezar por la fachada de la farmacia será siempre una buena opción.

“Para causar una buena impresión, ¿por dónde empezar si no por lo primero que verán nuestros clientes de nosotros? La fachada de la farmacia”

Los transeúntes toman decisiones y elaboran su juicio en cuestión de segundos y dependiendo de la información que entra por sus ojos. Por ello, pensar, diseñar, mantener y lucir una buena fachada en tu farmacia será determinante. La fachada de la farmacia debe perseguir un objetivo claro: que nos recuerden. Que recuerden el sitio donde nos encontramos y que recuerden también qué tenemos para ofrecerles.

Por tanto, además de tener en cuenta su estética, los materiales, elementos, y equipamiento que se use (rótulos o pantallas con contenido audiovisual y multimedia funcionarán siempre mejor), tendremos que pensar también una estrategia para, desde la misma fachada de la farmacia, transmitir de manera clara y concisa a los posibles clientes qué encontrarán dentro de ella. El escaparate, la exposición de productos y servicios o la publicidad que expongamos en el exterior de la farmacia serán claves para dar información de su interior y transmitir su personalidad.

“Además de tener en cuenta la estética de la fachada de la farmacia, habrá que pensar una estrategia para transmitir a los clientes qué podrán encontrar dentro”

Un escaparate monotemático basado en un producto estacional, o en nuestra categoría estrella, poco cargado pero que llame la atención. Un escaparate donde de manera clara y de un vistazo el cliente observe alguna de nuestras novedades, nuestras promociones u ofertas. Un escaparate con un diseño pensado expresamente para mostrar el espacio de venta desde el exterior. Son algunas estrategias para el escaparate que harán que desde la propia fachada la farmacia esté ofreciendo una buena experiencia al cliente, que asegure una buena comunicación de lo que la hace diferente y se convierta en elemento de atracción.

Beneficios de una buena fachada en la farmacia

  1. Captar la atención y despertar la curiosidad del viandante para que desee entrar al interior, cuanto menos, para curiosear.
  2. Generar confianza. Preocuparse en cuidar los detalles y lucir una buena imagen dice mucho de quién está detrás.
  3. Demostrar profesionalidad cuidando los productos del escaparate, primando siempre la novedad y los avances.
  4. Grabar en la mente del cliente nuestra ubicación gracias a una fachada que resalte entre las de alrededor
  5. Posicionar nuestra farmacia de un modo diferente al de la competencia que tengamos en esa misma zona.
  6. Proyectar la personalidad de nuestra farmacia y asegurar coherencia con el resto de elementos.

¿Cómo puedes sacar el máximo partido de la fachada de tu farmacia?

Una vez tengas claros los beneficios de una buena fachada en la farmacia, ¿qué puedes hacer? Te dejamos algunos consejos de diseño para enamorar a tus pacientes/clientes.

  • Menos es más: Como en su momento dijo el gran Mies Van der Rohe “Menos es Más”. No siempre hay que resaltar con extravagancias y grandes revestimientos arquitectónicos, sino simplemente explicar quién eres con un gran rótulo, claro y contundente que permite visualizar y delimitar claramente el espacio del que dispones de servicio y atención. En la Farmacia Latasa (Castellón), se pintó la fachada de un único tono para unificar, y simplemente se añadieron focos de superficie, tipo brazo, para dotar de fuerte iluminación a partir del atardecer. A proyectos sencillos, recursos sencillos pero bien pensados.

  • Ten en cuenta la normativa y convierte las desventajas en oportunidades: Si la fachada de tu farmacia está tan limitada dentro de las normativas urbanísticas de tu barrio que solo podemos trabajar un rótulo dentro de la apertura de la fachada, entonces aprovechémoslo al máximo. En la Farmacia Pont de Vallcarca (Barcelona) reprodujimos el pavimento exterior en la rampa de entrada, invitando al transeúnte a entrar hasta la puerta automática. Además, los laterales pintados de blanco contrastan con la piedra de fachada, enmarcando más nuestra visión.

  • Apunta alto: Si tienes la oportunidad y los recursos para trabajar en vertical la fachada, bajo un buen pensamiento de diseño se puede dar un giro radical a la visión de un negocio, sin que la inversión suponga un drama. Un logotipo corporativo a mayor altura permite visualizar en mayor grandeza la nueva farmacia.

  • Sé creativo: Sorprender es una de las claves para captar la atención de los transeúntes.  En la Farmacia de María José Quintela se eliminó la puerta de acceso, y se construyó una pared con forma de cruz. Únicamente la persiana cierra el local. Hasta ese momento, abierta totalmente invitando a entrar. Esta manera tan original de trabajar una fachada, permite ser el centro de atención desde distintos puntos de la calle

Descubre cómo aplicar estos consejos y muchos otros en el nuevo Concep· Book sobre Fachadas de farmacia. Descárgalo aquí