Factores a tener en cuenta en la elección de colores

Es importante tener en cuenta que la combinación de colores, la iluminación y otros elementos de diseño también desempeñan un papel crucial en la creación de una atmósfera coherente. Además, es esencial considerar la identidad de la marca y el público objetivo al seleccionar los colores para asegurarse de que el entorno sea atractivo y apropiado para los clientes de la farmacia.

La elección de colores para tu farmacia debe basarse en varios factores, cómo por ejemplo tu posicionamiento. Reflexiona sobre los valores y la identidad de tu farmacia. ¿Qué mensaje quieres transmitir? ¿Cuál es la imagen que deseas proyectar? Piensa en las asociaciones emocionales que tienen los colores. Por ejemplo, el verde puede evocar sentimientos de salud y frescura, el azul transmite confianza y calma, y el rojo puede sugerir urgencia o energía.

Experimenta con diversas combinaciones de colores para ver cómo interactúan entre sí. Asegúrate de que los colores elegidos sean agradables a la vista y creen una atmósfera coherente.

«Antes de realizar cambios importantes en la decoración, considera realizar pruebas piloto con pequeñas áreas o elementos para evaluar la reacción de los clientes antes de realizar cambios a gran escala.»

Te damos algunas sugerencias sobre la psicología del color que podrás aplicar a farmacia. Recuerda que los colores tienen tonos y estos también se deberán valorar para su aplicación, puesto que no será lo mismo un azul cielo que un azul cian o eléctrico.

Verde: Es un color asociado con la salud, la frescura y la naturaleza, puede transmitir una sensación de confianza y tranquilidad y es ideal para resaltar la naturaleza curativa de los productos farmacéuticos. Recomiendo el verde menta, puesto que da mucha luz y claridad al espacio.

Azul: Esta estrechamente relacionado con la calma y la serenidad, puede transmitir confianza y profesionalismo y es muy útil para reducir el estrés y la ansiedad de los clientes. Uno de mis colores favoritos es el azul ártico o zafiro, no es muy fuerte pero tiene mucha personalidad.

Blanco: Simboliza limpieza y pureza, transmite una sensación de claridad y orden y puede sugerir seguridad y profesionalismo en el ámbito de la salud. Aquí es importante elegir el tipo de blanco, si es puro (100%b blanco) o si tiene alguna combinación con cálidos (blanco roto), fríos (hielo) o grises (tiza).

Naranja: Energizante y cálido, suele estimular el apetito y transmitir una sensación de amabilidad y es muy útil para atraer la atención hacia ciertos productos o promociones ya que es fácil de ver y llamativo, debido a su estrecha relación con la familia del rojo (emergencia). Destacamos el tono naranja melón (es un tono muy suave) y el naranja albaricoque (algo más enérgico).

Amarillo: Asociado con la felicidad y la positividad, agrega luminosidad y optimismo al ambiente y es ideal para resaltar áreas específicas o productos. Es un color que recomendamos no tenerle miedo, ya que es muy beneficioso para el reflejo de la luz y especialmente es muy útil en farmacias estrechas.

¿Por dónde debo empezar?

Recuerda que la elección de colores no solo se limita a las paredes; también se aplica a elementos visuales como letreros, etiquetas de productos, uniformes del personal y el diseño general de la farmacia. Mantén la coherencia en tu elección de colores para fortalecer la identidad de tu marca.

Si es posible, busca la asesoría de diseñadores gráficos o consultores de diseño de interiores. Ellos tienen experiencia en la selección de colores y pueden ofrecer recomendaciones basadas en principios de diseño.